Por la salud de las mujeres

Qonojel taqal chaquij. Kaya ju ch`ajch`ojlaj. K´aslemal chage xuque` kawaj kintzijon pa kaxla´n tzij xa rumal ka ki tataj su kin ch´awik.

Hoy se conmemora el Día de Acción Mundial por la Salud de las Mujeres, por lo que creo oportuno hablar sobre el tema. Salud, es un derecho. Así lo afirma la Constitución Política de la República en su artículo 93: El Estado reconoce que el goce de la salud es derecho fundamental del ser humano sin discriminación alguna. La pregunta entonces es ¿será cierto?, por supuesto que la respuesta la conocemos claramente y es no. La salud, como la educación, la seguridad y otros más son derechos negados, y esa violación se acrecienta a medida que nos apartamos de la ciudad capital y de las áreas urbanas, se viola si no hay billete de por medio, se viola muchas veces más cuando se es niña o mujer, cuando se es indígena.

Para muestra, quiero mencionar algunos de los problemas que enfrentan las niñas y mujeres de Petén y de Quiché: Escasez de personal (médicos/as y personal de enfermería), falta de estadísticas y de tratamiento sobre embarazo adolescente, ausencia de pertinencia cultural y de género en la atención, mala atención, falta de medicamentos.

Por lo que en el marco de esta conmemoración solicitan a las autoridades pertinentes, es decir, del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, de la SEPREM, diputados y diputadas electos por ellas, gobernadores y la Defensoría de la Mujer Indígena lo siguiente: Que existan traductores de idiomas mayas en las salas de emergencia, en centros, puestos y hospitales. O en todo caso que el personal monolingüe castellano aprenda el idioma del área donde atiende. Que se asigne personal de enfermería que conozca y que pueda responder a las necesidades de las comunidades. Proporcionar a los hospitales, centros y puestos de salud suficiente equipo y medicamentos para atender a los pacientes.

Proveer de medicamentos para los puestos de salud y hospitales. Ya que generalmente solo proporcionan a los pacientes recetas y no los medicamentos. Que se ponga en funcionamiento y se refuerce la importancia del Programa de Salud reproductiva del MSPAS. Que las Comadronas sean profesionales y que sean de la cultura, y reciban un honorario del Estado por el trabajo que realizan. Realizar mayor cantidad de campañas informativas sobre salud reproductiva y sexual, tanto a mujeres, hombres y jóvenes varones y señoritas. Que se implemente un programa de salud reproductiva y sexual para adolescentes y población en general. Que se ponga especial relevancia en el tema de embarazo adolescente, incluso menores de 15 años.

Como ven, no es nada del otro mundo, nada a lo que no tengan derecho, nada que no haya prometido el Presidente y su equipo en campaña. Las cifras de mortalidad materna son alarmantes, lo son también las de embarazos de adolescentes, la situación es crítica y el panorama desesperanzador.

Como mujer guatemalteca, me uno a ellas para exigir a las autoridades responsabilidad, acciones y compromiso.

La Hora, 28 de mayo de 2009.

Comentarios

Hilda Guzmán dijo…
que la solidaridad no acompañe solo la imagen, sino que se convierta en acciones dirigidas a los y las que supuestamente deberían están sirviendo!

Entradas populares