Con hambrinsqui

Cuando el ahora presidente Álvaro Colom hacía campaña el año pasado, prometía 700 mil nuevas plazas de trabajo. Sin embargo, las noticias hoy, seis meses después de que inaugurara su “gobierno solidario”, dan cuenta de algo opuesto. 700 mil nuevos pobres, rezaba el titular de un matutino el lunes pasado. Claro que es el resultado de una crisis mundial. Las alzas en el petróleo han hecho que todo se encarezca: todo sube en Guatemala, menos los salarios; todo aumenta en el país, menos los puestos de trabajo; todos padecemos la crisis, menos algunos funcionarios.

Pero no, no voy a ser mal pensada. Las cosas no pueden cambiarse de la noche a la mañana, todo iba mal en Guate desde hace mucho, ¿verdad? Entonces, ¿para qué las promesas?, ¿para qué el engaño?, si, es obvio, votos, ganar, ascender al trono, bla bla, bla.

Los cien días pasaron y los resultados prometidos fueron nulos. Digamos que el 15 por ciento del tiempo que ocupará gobernando ha transcurrido y nada. Bueno, eso tampoco es del todo justo: la publicidad gubernamental ha aumentado, es más notoria. La violencia, digan lo que digan, no ha disminuido; todo lo contrario. El Ministerio de Cultura está promoviendo espectáculos circenses, los empresarios opulentos han perdido su egoísmo y han prestado sus aeronaves para viajes de los miembros del Ejecutivo… y en positivo, algo inteligente fue el cancelar el desfile del ejército, una celebración absurda… festejar a los depredadores del pueblo.

Hace tan sólo unos días, visitando una comunidad rural del occidente, al ver a las personas caminar, lentamente, tristemente, sin ánimos, recordé un capítulo de los Picapiedra, en donde Pedro reemplazaba a un zar que se parecía mucho a él y en su discurso ante otros repetía: “El pueblinski rinsky se está muriendo de hambriski”. Así es, la gente en Guatemala no tiene dinero para comprar comida, no tiene posibilidades de producir alimentos. La gente en el país también se está muriendo de hambre.

O de pronto no, siendo optimista como el vicepresidente, podríamos pensar en los buenos propósitos de esta administración, heredados, claro, de las anteriores, que buscan la estética en la población. Es decir, los chapines somos muy panzones y se nos sube el colesterol, así que sin pan, sin tortilla, sin fríjol, ese ya no será problema.

La Hora 3 de julio de 2008.

Comentarios

Jorge dijo…
Bien dicho Claudia, da tristeza ver a mucha gente del país y vergüenza ver a otros que con sueldos altísimos pagados con nuestros impuestos engordan.
salud.
Leon dijo…
La historia humana, pocos con todo y todos sin nada. ¡Ah vieja Roma! ¿Hasta cuándo Roma? Me encanta tu forma de expresar algo tan cotidiano, de manera que nos hace sentir a pesar de cuan encallecidos podamos estar ante las realidades de este mundo, pero sobre todo de Guate(la que nos toca directo). Ojalá todos tuviesemos tu sendibilidad, pero en especial los rapaces que se suceden el poder aquí.
Anónimo dijo…
Fina ironía, Claudia. Bravo!

Saludos desde Madrid.

Claudia
Duff Man dijo…
Ah, el sueño de modistos con fines anoréxicos seremos. Todos en la línea, en talla 0.
Betina dijo…
Que huevos Clau!!! bueno de veras... y yo me pregunto... en cual ubicacion de los 700 mil estamos nosotros??? jajajaj

Un beso y te veo pronto

Entradas populares