camino a casa

transfigurada en el tiempo
aleteaba recuerdos
caminando en la arena
dibujando espejismos

como círculos sin fin
desgastaba a su paso el trayecto de mil horas
amanecía

y surcaba el espacio de infinitos momentos
oscurecía

y bañaba de tristeza la imposibilidad del ya no
aleteaba, aleteaba
despertando al olvido
aleteaba al instante
aleteaba sin tino
y aleteando una noche
sin despertar se elevó

Comentarios

Eduardo dijo…
puta, qué tenés, cómo que camino a casa?
Leon dijo…
Claudia, qué hermosa forma de expresar lo inevitable, el final de una jornada tan corta, pero a veces tan larga y tan pesada. Además, de decir con belleza que vamos aleteando sin saber, sin tener conciencia, de que ese destino es nuestro final o que el camino tiene un punto del cual no vamos a pasar. "Y aleteando una noche / sin despertar se elevó": para eterna memoria, así de hermoso lo encuentro. Tenés que leerlo mañana.

Una vez más me muestras con destellos de plata y centellas azules que la poesía corre por tus venas.
Leon dijo…
Eduardo, ¿a dónde creés que vamos a ir a dar todos al final de cuentas? A menos que seas Duncan MacLeod!
Que buen poema, lleno de imágenes...
me perdí la lectura, pero me dijeron que estuvo
a la altura... que buena onda, gracias por los
comentarios sobre el cuento.
Abrazos
alejandro
Lunatrack dijo…
seria interesante ir a la próxima lectura, quiero aprender de los poetas
Anónimo dijo…
It's fantastic that you are getting thoughts from this article as well as from our dialogue made at this place.

Feel free to surf to my weblog :: click here

Entradas populares