"Bang, bang"

“Felicitaciones”, vaya palabra la que pronunció Berger. ¡Hay que celebrar la valentía!, démosle viaje, total, mejor así, con suerte nos morimos todos, y así soluciona este gobierno el problema de la violencia, de la pobreza, la falta de educación, la desnutrición y el narcotráfico. Pasarían a la historia con otro apellido, es decir, ya no como INÚTILES, si no más bien como Inmolados, o amolados, no, ésta ultima palabra lo que hace es definir cómo estamos, los ciudadanos, claro.

¿Y cómo está usted?, cuando quien gobierna su país celebra la violencia públicamente, y peor aún sonriendo, que sí, que es horrible leer que cada día matan a tanto piloto de bus y a sus ayudantes, y eso nos indigna claro, (aunque nos caigan tan mal e invoquemos a su progenitora diariamente) y al Presidente, por qué no, pero a que no le molestan los desmadres que arman sus seguidores y los que aspiran a llevarse su corona, a que no le importa que un diputado regale caballos, que un alcalde de su partido cierre una escuela, a que no lo mortifica lo que ganó con la quiebra del Banco de Comercio, y muchos saben a lo que me refiero, a que no le da vergüenza exclamar incoherencias en cada actividad en la que participa.

Las acciones de este gobierno y los absurdos comentarios del mandatario nos dictan en cierta forma el “ser” de este país. A manera de metáfora, si fuéramos un canal de televisión, tendríamos una programación variada: la parte cómica con todos los presidenciables, que encienden Guatemala y la apagan porque se les acabó el gas, las telenovelas que se graban en el Congreso y otras dependencias estatales y, “La Ley del Monte”, que se proyecta desde ya, dirigida por Óscar Berger y protagonizada por toda la ciudadanía. No necesitamos efectos especiales, ¿sangre quieren?, ahí les va. ¿Muertos necesitan?, nada más digan cuántos. Gente llorando, niños muriendo, mendigos, ríos desbordándose, puentes que se caen. Lo que quieran. Felicitaciones, señor presidente, señores políticos, abrácense, brinden, disparen.

La Hora, 14 de junio de 2007.

Comentarios

hormiga dijo…
Cuando se acepta lo inaceptable como inevitable ya no hay salida.
Anónimo dijo…
Señora Navas:
Le recomiendo que revise cómo se usan algunos signos de puntuación.
De Uruguay
Fer dijo…
Guatemala esta condenada a seguir como esta, hasta que aprendamos que el país lo vamos a cambiar desde afuera, y no adentro donde esta comprobado que solo payasos, ladrones y corruptos hay
Ana María Xet-Mull dijo…
Queria Olga:

Disculpa que he estado fuera de contacto. Muchas gracias por compartir los articulos de Clauda Navas. Son muy buenos, algo de puntuacion acentuaria el mensaje pero me gusta la forma en que dice las cosas. Directo, con cinismo, con verdad, coloquialmente. Valiente.
Lissette dijo…
Muy bien este artículo. De veras que es indignante cómo han convertido en héroe al pobre hombre que mató a un delincuente en defensa propia. Claro, yo habría hecho lo mismo, pero me sentiría una mierda. Para los bestias esos, hoy la violencia es un valor amiga; estamos re cagadas; los esfuerzos que hacemos a diario son también cagaditas en este mar de podredumbre. Y esa chava, Claudia Navas, ¿no va a publicar eso en algún medio, aunque sea en la sección de opinión de lectoras-es?



Gracias por el envío. Abrazos y ¡salú!
Vicky dijo…
Hola Claudia, comparto tus sentimientos sobre las absurdas intervenciones de nuestro presidente, que mejor se quedara callado y no decir tonterias.
Me gusta, sigue adelante.
Nora dijo…
Hola Claudia, el artículo es muy bueno, una denuncia urgente y necesaria.
Leon dijo…
Me apena esa declaración, propia de un dinosauro, un fósil de aquel tiempo cuando todo finquero tenía una cárcel en sus haciendas y el derecho de quebrarse al que quisiera, por las razones que él esgrimiera. Y al uruguayo, me gustaría que leyera al Ulysses, de Joyce, a ver qúe consejos le podría dar, con su limitada, pedantoide y académica ferretería.
Anónimo dijo…
Can you tell us more about this? I'd care to find out some additional information.

Check out my webpage - click here

Entradas populares