Casamiento y mortaja… o the same shit

No hablo por resentimiento, no me lamento de no haber acudido al registro civil, o ahora al Renap, a firmar un documento que me compromete legalmente con otra persona, hasta que esta se muera o hasta que alguno de los dos decida asistir de nuevo a esta institución luego de trámites en juzgados y pagos de abogados, pensiones y demás, a concluir una etapa de la vida, con todo el desgaste que esto implica, las inquinas, tristezas y readaptación a un mundo nuevo, en donde no se comparte la cama, el baño, el control remoto y el gasto.

De ahí un poco el título de esta columna, aunque claro, sus excepciones existen hay quienes como en los cuentos “fueron felices…., comieron perdices o simplemente frijol, pero queriéndose”. Y por supuesto que la unión de hecho o el hecho de unirse por el que me inclino, con el tiempo viene a ser lo mismo, que no es igual, pero que de todas formas puede llegar a pugna si el amor se acaba.

Y es que cuando se acaba o a veces recién cuando comienza, hay acciones, omisiones y situaciones que lo van opacando como aquel espejo en el cual se prueba el aliento por las mañanas. Hablo de la cotidianidad, de la “obligación” como tal, de la ausencia de caricias, del machismo, de pronto también del feminismo extremo, de la “comodidad” no como el confort, sino más bien acomodarse , hablo de esa soledad acompañada que he visto, que temo, que rehúyo.
Ese adoptar la frase aquella de que “quien te quiere te aporrea “(y no hablo de violencia física nada más), o esta otra: “Casarás y amansarás”, o peor aún pensar en la frase de Alejandro Dumas “El matrimonio es una cadena tan pesada que para llevarla hace falta ser dos y, a menudo, tres”, que luego hace sentido a la frase de Montaige, “El mejor matrimonio sería aquel que reuniese una mujer ciega con un marido sordo”, todo eso me asusta.

Quizá esas frases, las muchas parejas divorciadas que conozco, las que nunca lo harán legalmente pero que igual lo están en su interior, las infidelidades de las que me entero (y no hablo sólo del hombre quema ranchos, hablo de ambos) y las estadísticas de violencia intrafamiliar, me han llevado a pensar que como dicen en un programa nada aconsejable de televisión: el matrimonio es como el demonio.

Así las cosas, sin papeles, al menos por ahora, no sé mañana, espero que ese “descosido” que lleve a mi “rota” existencia, no sea o me lleve a ser reflejo de esa farsa colectiva que selecciona sus regalos de boda en tiendas que ya no son conveniencia.

Pd. Recomiendo mucho la expo de Suite, Sweet Love en Casa Ibargüen, tiene mucho que ver con el enunciado anterior.
La Hora, 14 de agosto de 2008.

Comentarios

maco dijo…
muy interesante, tu punto d evista me gusta mucho.
Hola Claudia, pues pasaba por aquí y vi tu "anti-fairy tale", y si pues, la cruda y triste realidad

qué tal terminaste tus encomiendas periodísticas?

a ver qué día nos vemos y nos tomamos un cafecito
un abrazo y seguiré viniendo por aquí.
Yoly M. dijo…
Es interesante el punto de vista que tiene acerca del matrimonio.. pero creo que en esta vida todo gira a torno de acciones sin pensar en las consecuencias.
Felicitaciones, escribe exclente:d
Luis Pedro dijo…
Ahora que nos conocemos, me siento más libre de opinar. Si no fueses así de ácida y sarcástica, no te hubiese leído de ninguna forma. Sos fantástica. Y por cierto... ya viste "Down with love"?
Podrías (o podríamos) tomar tips de ahi, jajaja.
Saludos, Claudia!
J M dijo…
Tu texto me dejó sentimientos encontrados...
Yo pensaba como tú, hasta hace poco. Ahora estoy felizmente unida.
No sé.
Nicté dijo…
vivo en monogamia legal desde hace varios años, eso no impide que de vez en cuando me suelte la rienda con consenso con mi pareja.
el problema no es el matrimonio, son las razones para entrar a él. y luego, cualquiera se puede salir y no sentirse "fracasada" y si te ata más de la cuenta no sirve. son relaciones consesuales entre adultos la legalidad es una mera formalidad y la monogamia también tiene sus ventajas en la cama.
Anónimo dijo…
nicté ha condensado muchas e interesantes cuestiones en muy poco espacio...claudia ha reflejado una de las variadas posibilidades de funcionar...
a menudo hacemos de la necesidad virtud y posponemos un análisis sincero de lo que realizamos...
(to be continued)
ah, this is manu-ek, from europe
Anónimo dijo…
iba a dar mi opinión más extensamente sobre lo que nicté comentaba pero...joder! entré en su blog (en tu blog, nicté, que me suena como a sacbé) y carajo! aún no he reaccionado a tanta sinceridad bufffffff!!!!
y luego dicen que ya está todo conocido, my god! alajainkoa!
manu-ek again, and ashtonished!
Anónimo dijo…
intenté puntualizar a nicté en su blog pero me pide códigos etc puff
a ver si me lee aquí:
1) creo q cuando es mujer se dice mono-andria (y poli-andria)
2) a menudo veo gente q hace una versión liberal de lo tradicional
3) la cuestión es ¿hay realmente otros modos de funcionar?
4) tengo una duda, nicté: en lo sexual y la fidelidad parece q lo tienes resuelto...¿y en lo afectivo? ¿amas a todos? ¿sólo al legal? ¿y a ellas las amas? ¿o no hay separación orgasmo/amor?
manu-ek, still ashtonished
Anónimo dijo…
CLAUDITAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!
X SI LO VES...UN SALUDOTEEEEE!!!!
MANU-EK MISSING YOUUUUUUU!!!!
Anónimo dijo…
CLAUDITAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!
X SI LO VES...UN SALUDOTEEEEE!!!!
MANU-EK MISSING YOUUUUUUU!!!!
Leon dijo…
Al paso que vamos el matrimonio va a ir quedando como un artefacto obsoleto, o no?

Entradas populares