Niñez en números rojos

En Guatemala tenemos muchas cosas de que enorgullecernos, es un país hermoso, con un clima incomparable (salvo ahora), nuestra gastronomía es variada y exquisita, nuestra gente es diversa y buena, nos antecedieron los mayas, en fin…cosas por las cuales, al menos yo, me siento feliz de ser chapina.
Sin embargo, tenemos otras cosas, por las cuales avergonzarnos, y no estoy hablando de la violencia que impera en el país, de la impunidad de la que han gozado los políticos, ni del gobierno actual y del fútbol, estoy hablando de cosas serias, situaciones que acaban con la vida y también con la dignidad de los seres humanos.
Somos de la región Latinoamericana, el país con más habitantes con desnutrición crónica. De 332 municipios en Guatemala, 118 están catalogados con porcentajes de desnutrición crónica por arriba de 59 por ciento en edades de 6 a 9 años, y esto a los que bien les va, porque 15 de estos municipios tienen el 80 por ciento. Por supuesto, como siempre ocurre, la población con menos recursos, y en nuestro multiétnico país, la población indígena y la que vive en las áreas rurales es la más afectada.
Más de un millón de niños padecen en Guatemala desnutrición, muchos no sobrevivirán, los que lo hagan verán mermadas sus posibilidades de desarrollo, porque a diferencia de un niño bien nutrido no tendrán la misma capacidad intelectual, porque todo infante que ha padecido de desnutrición crónica pierde hasta 11 puntos de su coeficiente intelectual, lo cual reduce también su productividad en el trabajo y por ende su calidad de vida, pues sin una educación adecuada, cosa que ya es preocupante en el país y con limitaciones para poder aprender, el niño cambiará su lápiz por un azadón, la niñas quizá lo haga por otro trabajo en el campo, o por atender a sus demás hermanos y más adelante a sus hijos.
Hijos, que si no hacemos nada, heredaran de sus padres no sólo la pobreza, sino también este terrible padecimiento. Nos toca ahora, a nosotros nutrirnos la mente y la voluntad para reducir la desnutrición y hacer valer los derechos de los niños guatemaltecos.

Las Hora, 6 de diciembre de 2006.

Comentarios

Duff Man dijo…
Justamente en un mes donde más propensos nos volvemos a los excesos en el consumo de alimentos y bebidas, alli están las cifras que nos recuerdan siempre tan contradictorios. Un abrazo.
Klavaza Blog dijo…
"A los pobres siempre los tendreis con vosotros", dice el Evangelio. Lo lamentable es que Occidente tomó aquellas palabras al pie de la letra y se ha dedicado, ahora como nunca, a expandir la pobreza. Como siempre son los niños, en especial los guatemaltecos, quienes cargan con la peor parte. Justas reflexiones navideñas, las tuyas.
Anónimo dijo…
Hoy ha sido doloroso leerle. Cuando visité Guate observé a un niño hambriento que se amarró a mi pantalón. Aquel día pudo comer.

Cuando se trata este tema tan serio siento ese tirón de nuevo y me rompo por dentro recordando aquel chaval.

Entradas populares