Vivir la vida, no morirla

Este 25 de noviembre se conmemora un día más de la NO VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, una fecha que no debería de ser, porque la violencia y específicamente contra las mujeres no debería de darse, sin embargo, sucede para pedir, no, para exigir que acabe, para exigir respeto, para vivir.

Las cifras de feminicidio en el país son alarmantes, según la Policía Nacional Civil, hasta el 2 de octubre se habían registrado 377 muertes, cifra que seguramente ha aumentado, pues tan sólo al hojear los periódicos cada día me encuentro con una víctima más. Entre ellas, a muchas que ni siquiera han llegado a la mayoría de edad.

De acuerdo con los datos de La Agencia de Noticias A favor de la Niñez y la Adolescencia, en lo que va de este año, en los 5 medios escritos masivos, en este vespertino y elQuetzalteco, se han mencionado ya 114 muertes de niñas y adolescentes. 38 han fallecido a causa de impactos de bala, 14 por asfixia, 4 degolladas, 2 torturadas, y las otras, por golpes, decapitadas y envenenadas. También da cuenta de 27 niñas y adolescentes que perdieron la vida en un accidente vial, por la imprudencia y el estado de ebriedad de algunos pilotos de buses y trailers.

Son cifras aterradoras, cifras que duelen, cifras que al Estado no le importan, porque hasta la fecha no ha habido acciones claras que busquen, no digamos acabar con esta situación, ni siquiera reducirla.

A estos datos, hay que agregar los de todas aquellas mujeres que son golpeadas por sus maridos, que sufren violencia psicológica y abusos dentro de su hogar, a las que son acosadas en la calle, en el trabajo, a todas esas niñas que son abusadas sexualmente por su padre, su tío o algún pariente, a todas las mujeres que no tienen accesos a salud, a educación, a un techo y alimento, porque eso también es violencia.

Ya es tiempo de que el Gobierno haga algo, tenemos una ministra de Gobernación mujer, y es a ella a quien le pido, le exijo, en nombre de todas las mujeres de Guatemala que haga algo, queremos una respuesta pronto, queremos soluciones y seguridad.


La Hora, 22 de noviembre de 2007

Comentarios

Leon dijo…
Hacés bien en pedirle a la Ministra de Gobernación una actuación eficaz contra este flagelo tan terrible. Nadie como ella debe comprender esta realidad. Pero, a pesar de tanto nubarrón negro sobre el horizonte, se debe mantener encendida la antorcha de la justicia. Si no, ¿a dónde vamos?
Anónimo dijo…
Hola Claudia,
tengo una pregunta, tengo una amiga que fue acosada, tocada eh incluso el tipo trato de tener relaciones con ella mas no la pudo prenetrar porque ella era una niña de aproximadamente 10 - 11 años, nadie sabe solamente ella, su esposo y yo, el tipo vive en Guatemala y nosotras vivimos en los Estados Unidos, ella hablo con el para confrontarlo despues de muchos años y el le dijo que ya habia cambiado, que era un hombre ejemplar y que lo perdonara porque se habia convertido a la religion.
ella esta muy afectada por todos estos años que han transcurrido, pero ella no sabe como estan las leyes en Guatemala y si ella pudiera hacer algo.
que se puede hacer por ella?
adonde pueder recurrir?
no sabe que hacer esta muy confundida
manu-el dijo…
tolerancia cero! lamento usar una frase tan manida ya pero es lo que procede: cero tolerancia frente al abuso, CE-RO!!!
y no se valen bromitas sobre las hembritas, no sobre lo machitos que somos...CE-RO!!!
que se acabe la vaina pero para siempre, a respetarlas siempre, boludos con rabo!!!!!

Entradas populares