¿Por qué les duele?

Me es difícil entender cómo personas supuestamente “pensantes”, patalean por la aprobación en tercera lectura de la Ley de Adopciones, aduciendo que la institución de la adopción, algo tan “loable” se pierde, que miles de niños y niñas quedarán desprotegidos y peor aún, dudan de la inteligencia de los políticos por aprobar esta ley con tal de quedar bien y ganar más votos.

Vamos por partes. De qué institución de la adopción hablan, acaso no se dan cuenta de que este trámite es tan sólo optativo para extranjeros, o bien para quienes puedan pagar más de US$20 mil, no saben que no existe la posibilidad aún de darle seguimiento a este proceso, por lo cual no se sabe cómo vive un niño adoptado, si es que vive, por ejemplo.

Que esos infantes quedarán desprotegidos, ¿cuáles?, si es bien sabido que la mayoría de niños y niñas que se dan en adopción actualmente son prácticamente fabricados por quienes se dedican a este negocio, porque en eso se ha convertido el “sagrado” acto de adopción, en una compra venta de niños y niñas.

Acaso no se dan cuenta de que cuando un niño pasa de los cuatro o cinco años no es adoptado, será que no han visto los hoteles de 5 estrellas repletos de extranjeros con carruajes, abogados y güisaches corriendo con mujeres embarazadas o con niños en brazos por lobbies y corredores. Quizá no ha visto las páginas de Internet en donde se ofrece el “servicio” a extranjeros, ni conocen las denuncias de la PGN por irregularidades y documentos falsos. No les parece acaso exagerado el número de adopciones anuales….

Y bueno, que esto fue una movida política en pro de votos para la UNE y el PP, que más da, ojalá siguieran actuando así y aprobaran todo lo que en materia de niñez está pendiente aún, como las reformas al Código Penal que son urgentes para proteger a la niñez de abusadores y proxenetas. No se qué les molesta a algunos abogados y funcionarios, supongo que tendrá que ver con dólares y sus cuentas bancarias.

La aprobación de esta ley y las enmiendas que tiene, van por la defensa de la vida de los infantes y por adecuarla al Convenio de La Haya, el cual entra en vigencia en enero del próximo año. Quienes hablan al respecto deberían informarse mejor, y dejar de defender causas en las que se pone en juego el respeto a los derechos de los niños y niñas.

La Hora 11 de octubre de 2007.

Comentarios

J@cobo dijo…
Como muchos tienes razón se trata de ver el bienestar de los niños... no el bienestar mercantil que se ha vuelto, no podría decir todos los casos porque creo que también hay gente íntegra, pero como dice el dicho en río revuelto ganancia de pescadores...
Leon dijo…
Estoy de acuerdo, y da tristeza, pero todo se reduce a plata, a una vil compra venta. Si se regula a favor de los niños es obvio que las partes interesadas perderán un jugoso ingreso. Por eso ladran en contra de la ley. Guatemala es la Tierra del Nunca Jamás.
peyote dijo…
La ley no es justa, y los justo no es legal, pero la profundidad del ser leibre ve mas alla
saludos.
Roberto dijo…
Muy bien, Claudinha!!!
Estuardo dijo…
Desconozco la ley.

Lo que si le puedo asegurar de que las adopciones son un negocio donde el precio del "trámite" va mucho mas arriba de US$ 20,000, y donde los abogados que trabajan en este negocio son los que se llevan la mejor tajada. Un recien nacido se puede comprar por menos de Q5,000 (US$ 660) al "productor directo", luego hay gastos parto, trámites y de la casa cuna que no pasan los Q30,000 (US$ 4000). El resto son los honorarios del abogado.

Entonces siendo un negocio con tan buen margen de ganancia se explica el porque mucha gente se dedique al tráfico de recien nacidos (porque no son niños) en lo que respecta a secuestro o embarazos solo para esto. Oferta y demanda dirian algunos "iluminados".

Repito, desconozco la ley. Pero si se que algo tan noble como es adoptar y dar en adopción (como alternativa al aborto, al abandono de niños, el mal vivir de niños) se ha convertido en un negocio bastante desagradable.

Se me ocurre a mi que la ley deberia de contemplar una institución de alto nivel y sin mucha burocracia pero con respeto a la vida y a los involucrados, donde las personas interesadas en adoptar o en dar en adopcion puedan acudir (o la institucion los pueda "reclutar") y hacer un proceso limpio y ordenado; y que termine de una sola vez con ese negocio del inframundo que se ha creado.

Saludos,
Delia dijo…
Me parece excelente el enfoque del artículo. Estoy de acuerdo.
Saludos, Claudia
L. dijo…
Excelente, tu voz. como siempre, firme.
Javier dijo…
No cabe duda que eso de las adopciones es un gran negoicio.

Entradas populares