¿Y ahora qué?

Hace casi una semana hombres armados a bordo de una motocicleta asesinaron a una mujer, esas cosas pasan todos los días, lo sé. Cuando no es una mujer es un hombre, o un niño, es habitual. A esa mujer la mataron frente a sus hijos e hirieron a uno de ellos, herida en el cuerpo digo, porque el alma de ellos también la mataron de cierta forma, eso también sucede, lo reconozco. Sin embargo, para mí es distinto esta vez, porque esa mujer no era una desconocida, trabajé con ella por muchos años, y durante ese tiempo ví la foto de sus hijos sobre su escritorio, ví su afán al realizar su trabajo, por el futuro, hablamos en alguna ocasión, por una mejor vida.

Vida ¿cuál?, ella no está más acá, sus hijos cargaran con esa rabia de por vida, eso es así y lo sé perfectamente a mi me pasó lo mismo, frente a mí, en mi propia casa, un hombre desalmado, pagado quizá, y posiblemente también con hijos cegó la vida de mi papá. Como esos niños, lo ví caer lentamente, ví su sangre regarse por el piso, ví su mirada, la que nunca podré olvidar despedirse de mis ojos atónitos.

El tiempo ha pasado, mucho tiempo ya, y aún me estremezco al recodar, me duele el pecho, me inflamo de cólera, pero igual qué, qué puede hacerse en un país en donde esto es común, en donde esto pasa a diario, en donde no hay justicia.

Desde el viernes pasado, lo recuerdo más, regresó a mis sueños, a mis pesadillas, me llenó de insomnio, pienso en esos niños, pienso en mí y en todos estos años, en los que muchas de las cosas que hago están selladas por el retumbar de esas balas, por la mirada de mi papá, por esos eternos instantes de angustia, por el miedo, la incertidumbre, la soledad y el vacío.

Pienso en Karla, en esa foto de sus hijos sobre su escritorio, en esos días de madrugar y anochecer en la prensa, pienso en esa imagen que tenemos de justicia con los ojos vendados, pienso en la vida, cuando una bala no la acaba pero la a marcado.

La Hora, 6 de septiembre de 2007.

Comentarios

ANA dijo…
Claudita me solidarizo con tu dolor, que fuerte manita, no sabia en realidad no sabia que tan fuerte habia sido lo de tu papa, lo siento mucho y tambien lo de tu companiera, parece no haber consuelo, pero en fin... Ya con mas tiempo te escribire, me quede sin internet...

Gracias por la columna,
Ana Silvia dijo…
Querida Claudia, me conmovió mucho tu artículo, y que compartieras esta experiencia tan traumática para tí, la cual yo desconocía. Aunque no conocía a Karla también me estremeció su muerte y sobre todo la saña de asesinarla frente a sus chiquitos..hoy lo comentamos en el programa de radio. Cualquier muerte violenta es condenable pero en este caso, como otras que se han dado, no tiene nombre lo que hacen porque también matan el espíritu de niñas y niños inocentes. Me indigna eso.

Eres muy valiente al abrir esa herida y compartirla, renueva y aumenta mi admiración y reconocimiento por tí Claudia.
Odeth dijo…
Es muy duro conocer de cerca estas situaciones y golpean, no creas, aunque uno a Dios gracias no ha pasado por esto, igual eres humana y te impactan, te hacer recordar que eres sensible y vulnerable a cualquier cosa.
Sé que tú has logrado muchas cosas por el coraje que la muerte de tu papá provocó en tu vida y marcaron tu personalidad. Ahora a estos niños les tocará vivir una situación igual. Sólo el destino marcará los rumbos que cada uno siga.
Olga dijo…
Querida Claudia, los ojos se me llenaron de lágrimas al leer tu texto… todas/os llevamos un rosario por dentro, gracias por compartirlo porque eso permite que nos hermanemos todavía más. Quisiera en este momento darte un cálido abrazo, siéntete acompañada amiga.

Va para ti mi admiración y respeto junto al cariño que ya sabes te tengo de manera inmensa.
Anónimo dijo…
Siempre quejándose, siempre lastimera y sufrida, a la gente la matan porque se lo merece, por eso mataron a esa chava, por eso mataron a su papá. la justicia si existe aunque no provenga de la ley.
Leon dijo…
¡Anonymous hijo de mil putas!, cosase la trompa desgraciado y dé la cara, acérquese a un hombre de verdad, como yo, para que le enseñe a tener un poco de humanidad. ¡Dé la cara, basura humana!
Leon dijo…
Les quiero rogar encarecidamente que me perdonen por el post anterior: me indigné y pasé por alto el profundo sentimiento que expresa Claudia en esta nota, la única que he leído en los medios que habla de Karla desde un punto de vista humano. También, obvié la importancia que tiene el comentario de Olga, al afirmar que estas tragedias deben hermanarnos. Además, debí comprender que el pobre Anonymous no es más que el despojo que dejan años de represión y violencia, que convierten a ciertas personas en monigotes insensibles. Mil disculpas, lo siento, conozco a Claudia desde hace años y se de su capacidad para convertir sentimientos en acción. No es ninguna Llorona lastimera, Anonymous, es un persona integral que conduce su vida de manera auténtica. A diferencia de otros, que ocultan la cara para poder mostrar sus miserias.
Laura dijo…
Ay, Claudia, qué conmovedor lo que escribiste.
Todavía tengo un nudo en la garganta. Sé que no es
fácil escribir desde el corazón propio cuando se
trata de experiencias tan amargas y permanentes.
Te admiro por haberlo hecho.

Un beso,
Lucía dijo…
increible chofis, que horror, un abrazo grande para vos, lindo texto
Delia dijo…
Hola Claudia.
Me conmovió mucho su nota.
Uno se imagina que los jóvenes de hoy, como usted, no han vivido o no recuerdan todo lo que pasó en décadas pasadas y de repente, se encuentra con que alguien muy estimado y valioso, sí vivió esa época y ¡de qué forma!. ¿Cómo se llamaba su papá, Claudia? Yo pertenezco a una generación diezmada y muchos de mis compañeros murieron a lo largo de esos años nefastos.
Vivimos nuestras épocas más productivas en esa encrucijada. Entiendo perfectamente por qué es tan difícil que sanen las heridas y sobre todo, por qué es tan importante poner en relieve los hechos para que no vuelvan a repetirse.

Un abrazo,
Juan Carlos Escobedo dijo…
Nunca habia comentado en tu blog, pero una vez te habia dicho que me gustaba leerlo. En realidad no te conozco personalmente, una o dos veces que nos hemos visto no es suficiente, pero creo haber podido captar usa esencia tuya, muy humana, desde tus escritos. Tal vez demasiada humana para vivir en este pais. Si algo he aprendido de este pais es que logra carcomer poco a poco tu, nuestra, mi humanidad. El que aguanta, y despues sigue igual de humano despues de tantos años, mis sinceros respetos. Quisiera no pensar en el odio que van a tener esos niños cuando crezcan. Este pais logra convertir a los inocentes en verdugos. Te admiro porque no solo no te convertiste en uno de ellos, sino que estas todavia luchando en contra de ellos.
un abrazo.
Ronalth Ochaeta dijo…
Estimada Claudia,

Disculpe Usted el atrevimiento de escribirle. Usualmente no hago esto con quien no conozco. Pero debo decirle que siempre doy lectura a su columna, y de alguna manera la he conocido virtualmente.

Al terminar de leer su columna de hoy quede conmovido por el relato de sus palabras, y especialmente la tragedia que se repite con Karla y los niños de ella, que como muchos en Guatemala, quedan huerfanos por la voragine de violencia.

Por esos niños la animo a continuar escribiendo su columna. Es comprensible que vengan recuerdos imborrables, pero la alegría de vivir no debe retroceder.

La bala no acabo con la vida, aunque cierto es que la marco. Esa es la diferencia a muchos, y es el detalle del proposito de hacer algo distinto en la vida a aquellos que viven sin luz y sofocados constantemente por el fuego del remordimiento.

La felicito por el testimonio que a través de su columna nos brinda. Ojala much@s guatemaltecos tuvieran el mismo coraje suyo para expresar lo que tantos otros no pueden hacer por temor, o por no tener el vehiculo para hacerlo.

Con mis mejores deseos para Usted,

Atentamente,
Adriana dijo…
Me duele la indiferencia, me duele pensar que haya gente sin sentimientos, que nuestra sociedad este tan anesteciada, que nisiquiera se conmueva por la muerte de alguien o por el dolor que esos niños inocentes estan sintiendo y así queremos una Guatemala mejor!!! Duele cuando uno ha conocido a la persona y le ha tenido un cariño especial.
Que Dios nos libre de algo así ya que en estos tiempos nadie esta libre de que lo maten, si matan hasta por un celular... no hay derecho...
Que Dios libre a Anonymous de vivir algo similar y ojalá Dios algún día le suavice el alma.
Nacho dijo…
Muy bien Claudia, qué bueno que alguien la recuerda y qué no pase desapercibido esa martir más de la lucha de sexos, que hace que hombres canallas no puedan soportar la idea de que el mundo ya no les pertenece sólo a ellos.
Nacho dijo…
Por cierto, ha marcado.
Patricia de Rivera dijo…
Lei tu nota con respecto a lo de tu Padre y tu amiga,no te conozco pero quisiera decirte que solo Cristo puede hacerte libre de tu pasado y del dolor que hay aun en tu corazon ,con respecto a la mirada de tu padre y vivir tan cerca lo de tu amiga ........la verdad duele lo que pasa en este pais ,pero tambien ocurre en muchos mas y es especial cuando la biblia dice que asi seran los ultimos tiempos.

Sabes ,yo lo vivi en El Salvador y mataron a mi cuñado frente a mi hermana y sus hijos y a nosotros,duele y mucho ,pero hasta que conoci a Cristo y estoy segura que mi hermana y sus hijos tambien le entregamos el dolor que habia dentro de nuestros corazones y sabes El promete hacerte libre y llevar El la carga ..........

Mi nombre es Patricia y la verdad entiendo y al leer tu mensaje revivi ese momento y quiero que sepas que solo hay vida aqui y la eterna en Jesucristo en estos tiempos tan dificiles de llevar......

A las montañas levanto mis ojos :de donde vendra mi socorro?
Mi ayuda proviene del Señor
creador del cielo y de la tierra.

No permitira que tu pie resbale;
jamas duerme el que te cuida.
Jamas duerme ni se adormece
el que cuida de Israel.

El Señor es quien te cuida ,
es Señor es tu sombra protectora,
De dia el sol no te hara daño
ni la luna de noche.

El Señor te protegera
de todo mal protegera tu vida
El Señor cuidara tu entrada y tu salida,

desde ahora y para siemrpe

Salmo 121

Que Dios te bendiga siempre,
Duff Man dijo…
Claudia, gracias por compartir tu experiencia y dolor en esta columna. Me tomo la libertad de sugerirte algo: no publicar los comentarios malintencionados de eunucos como el recurrente y nunca bienvenido "anonymous", que bien (por ser eunuco) ni siquiera puede firmar con su nombre o un screen name al menos. Cuídate. Luis Alejos
Anónimo dijo…
Creo que el anonimo se descalifica el solito y creo que Claudia esta, con creces, por encima de esas cosas (porque el anonimo no es mas que un ente no identificado). Por eso publica el comentario. No hace falta vetarle. De verdad que no. De hecho, es un fiel lector de tu blog, despreciable, si, pero al menos seran las unicas palabras que leera en toda su vida, porque a gente como el no le interesa aprender.

Estoy contigo, Claudia.

Claudia
Goathemala dijo…
Que terrible experiencia la de tu padre. Me conmoviste. espero que la impunidad acaba ya de una vez.

--
Saludos.
Marco Paiz dijo…
Hola Claudia, de verdad no sabia lo de tu papá bastante triste y traumarte imagino, y obviamente que muy doloroso, te felicito por tu columna una vez mas, me encanta tu forma de escribir y mas que me encanta leerte (tus columnas jeje). Aunque sea aquí en tu blogg porque aquí en Puerto Barrios no Venden LA HORA!...
Beatriz dijo…
Estimada Claudia:

Acabo de recibir un correo con el artículo que ud. pubicará mañana en La Hora. Le agradezco desde el fondo de mi alma las muestras tan sentidas de cariño que ud. expresa en él.

Me indigna ver los telenoticieros y leer los periódicos que han estado publicando situaciones que no son totalmente ciertas.
Ninguno se ha preocupado de indagar realmente cuál fue la verdadera situación de mi sobrina, cualquier persona (hombre o mujer) se puede encontrar en su vida con la persona equivocada y tener resultados nefastos.

Ignoran la cantidad de tiempo en que vivió junto a sus hijos una angustia tan tremenda, cambiando de casa, números de teléfono, etc.

La calidad de Karla como persona, profesional, mujer luchadora,
trabajadora, madre, hermana, sobrina, amiga, etc. ha sido ignorada. No es justo que sus hijos en el futuro lleguen a leer que su madre fue asesinada por su conviviente, por el padre de sus hijos, etc.

No sólo les arrebataron a su madre delante de ellos, sino que además les están arrebatando la imagen que deben de conservar de ella.

Su artículo es un bálsamo para toda la familia que dejó con un gran sentimiento de pérdida y dolor. MUCHISIMAS GRACIAS.

Le adjunto una carta que envié el domingo para los amigos que no pude avisarles de nuestra irreparable pérdida.

Nuevamente MUCHAS GRACIAS.
Beatriz
m dijo…
Ay chava lo siento mucho... Por vos y por tu compañera. Qué auténtica mierda es este lugar. Te mando un abrazote.

Entradas populares