M.R.M

Ya lo conocía, y no. Lo había leído, lo había visto en un par de reuniones, ya lo conocía y no, porque ahora que lo conozco, que forma parte del inventario de mis afectos, ahora que ha dejado en mi un cúmulo de inquietudes y de conocimientos, ahora además, lo reconozco.

Y no sólo yo, y no sólo con quienes en momentos de tertulia agradecemos su cariño, su tiempo, sus conocimientos, su experiencia, no sólo nosotros, ni sólo aquellos que fielmente lo leen cada semana en ese espacio derecho (contrario a su pensamiento) de un periódico matutino.

Ahora lo reconocen con un premio, merecido, merecidísimo que lleva el nombre de un Nóbel, ahora se le aplaude, como debe ser, quizá no se le aplaude lo suficiente aún, porque tal vez el premio en sí (que reconoce el valor de su obra, extensa, variada, escrita con pasión, con razón, con tenacidad) no abarca lo que la obra en su conjunto representa como aporte y legado para la letras, el periodismo y a la investigación académica nacionales.

Entre sus aportes no se pueden dejar de mencionar Los demonios salvajes, Los epigramas, El ángel de la retaguardia o La ideología y la lírica de la lucha armada.

Porque es así, Mario Roberto, no es sólo el escritor laureado, ni el columnista polémico y temerario, ni el doctor de la universidad de Pittsburg, ni el profesor de la University of Northern Iowa, es, sobre todos esos logros, un ser humano maravilloso, nada egoísta, amistoso, sencillo y transparente, un hombre que da, que comparte, que estimula el pensamiento y los sueños.

Aunque algunos no lo piensen así, aunque algunos sientan algo de resquemor y de envidia, aunque algunos no han tenido el gusto de re conocerlo, como yo.

Es, para mi, un maestro, un amigo y una voz que tiene mucho que decir. Salud por el premio, por toda tu obra, salud por ti.

La Hora, 5 de julio de 2007.

Comentarios

Leon dijo…
Mudo, en proceso...
Juanpa dijo…
De acuerdo con usted, felicidades a Mario Roberto, y al que escribió antes, mudo ¿porqué?
Leon dijo…
Porque está pensando...
Manuel dijo…
Me encantó lo que decís sobre Mario Roberto Morales, me gustó ese sentimiento hacia él, es bueno querer a la gente, sentir admiración y tener referentes y más si son como él.
felicitaciones a los dos.
María del Rosario Molina dijo…
Hola Claudia:

Siempre la leo y me gusta lo que escribe. Su columna
de hoy, dedicada a Mario Roberto me encantó: original,
con los sentimientos "a flor de letra".

La saludo cariñosamente,
Juan Carlos dijo…
Muy inspirada.
Mario Roberto dijo…
Gracias!!! Un abrazo apachurrante de felicidad!
Leon dijo…
Tu nota demuestra que sos una persona capaz de reconocer el talento y el exito de otros, eso es algo inusual en chapilandia. Como siempre, vas contracorriente, en un país en donde campean los canmgrejos que te jalan de regreso a la olla. Además, la nota está muy bien escrita, porque nunca es lacrimógena. Felicidades (proceso terminado).
Anónimo dijo…
Bгavo pour http://www.blogger.com, je l'ai trouvé en cherchant "buzz" dans Google, si vous voulez connaitre toute mon actualité, c'еѕt
là: http://www.nabila-allо.com/. Unе video en
cadеau vouѕ attenԁ sur la page d'accueil. A bientot. <3 Hugh

Feel free to visit my weblog :: Nabilla Benattia

Entradas populares