Vaso de leche

Estas noticias ya no sorprenden. O no hay leche y refacción escolar para niños y niñas, o la leche que les envían está en mal estado. Y todos tranquilos, total, “lo que no mata engorda”, decía un señor que leía la noticia en un diario y que estaba sentado junto a mi en la recepción de una clínica.

Que idiota pensé y que desgraciados los del Ministerio de Agricultura y todos los que tengan que ver con un acto tan despreciable. Atentar contra la vida de niños y niñas es un delito que debe perseguirse y juzgarse, no es posible que cada año ocurra lo mismo y que todo se arregle con una disculpa o una excusa mal buscada.

Es en casos como estos, cuando la Procuraduría de Derechos Humanos debe actuar de inmediato y también las autoridades del Ministerio de Salud, para sancionar a la empresa que distribuye la leche, al Maga y a todo aquel o aquella que tenga que ver con esta situación tan deleznable.

Es terrible ver como en Guatemala se violenta la integridad de los seres humanos, principalmente la de los niños y niñas: muy pocos tienen acceso a educación, no muy buena, valga decir. Son muchos quienes deben caminar distancias enormes para llegar a centros de estudio en pésimas condiciones, con maestros irresponsables y huelgueros. Son muchos las y los infantes que mueren de desnutrición o crecen y se reproducen de esa forma, muchos los que fallecen por enfermedades prevenibles, muchos los que son víctimas de castigos terribles, de golpes y abusos. Muchos los que son obligados a trabajar, muchas veces arriesgando sus vidas, y muchos los que en esa temprana edad mueren en las calles por el abandono y la violencia.

Ojala que las autoridades pertinentes cumplan, aunque sea una vez, con el papel que les corresponde y que hagan algo para que estos niños y niñas reciban su vaso de leche en buen estado y a tiempo. Y también, ojala hagan algo para castigar a quienes se aprovechan de circunstancias como la pobreza o las distancias para tratar de engañar y de lastimar a las personas. Para empezar, todos los y las guatemaltecos concientes no deberíamos consumir productos Sula, ya que, como está visto, afectan a muchos de nuestros compatriotas.

Pispizigaña, 10 de abril de 2007

Comentarios

Leon dijo…
Qué horrible, no sabía sobre esto. Siempre es ofensivo saber que a un niño se le sirven alimentos caducos.

Entradas populares