Rezando y con el mazo dando


Desde que el tema de Derechos Humanos se ha extendido por el mundo y más en nuestros países, hemos, de cierta forma, aprendido a vivir con un poco más de respeto, digo un poco, porque la tolerancia, la cortesía y la armonía no son precisamente cualidades que nos caracterizan a los seres humanos, ni en Guatemala, ni en muchos países del mundo.

Y son quienes predican, por un lado, ese respeto y se dicen defensores de la vida y de la paz mundial, quienes más violan todos los derechos existentes, quienes más vidas acaban y quienes más dañan los sueños de la humanidad.

Por ejemplo, en busca de la paz del mundo, el Gobierno de Estados Unidos ha desatado la guerra, la muerte y la destrucción en el Medio Oriente tal y como ya lo ha hecho en otras ocasiones en otras partes del mundo, sin olvidar nuestra querida, o no, Guatemala, durante el conflicto armado. Tan “buenos” ellos, siempre metiéndose donde no los llaman, siempre aprovechándose de los problemas de otros, provocando más miseria, pobreza y hambre, así su señorío perdurará por siempre.

Condenan, juzgan y dictan sentencia a quienes les conviene y cuándo les viene mejor, interfieren en las decisiones políticas, económicas y sociales de los pequeños, pagan bien, sin duda, para que siempre la sonrisa de nuestros gobernantes y los de otros países sea para ellos y nada más.

Llega a tanto su desparpajo y el de todos sus rastreros “amigos” que la Nikon de Japón le negó a un niño cubano una cámara fotográfica que había ganado en el XV Concurso Internacional Infantil sobre el Medio Ambiente, amparada por el “embargo” estadounidense contra Cuba. En un mundo de adultos, en donde la fuerza y los intereses predominan, fue la dignidad y la ilusión de un niño la bloqueada y la violada, ¡que vergüenza!

Que las lágrimas de ese niño y la rabia que encendió a muchos en el mundo, al conocer la noticia, le dé más fuerza a Fidel, salud por él, por Cuba y por la dignidad, que el imperialismo y la soberbia no pueden deshacer.

La Hora, 8 de noviembre de 2006.

La imagen es del dibujo ganador realizado por el niño cubano Raysel Sosa Rojas.

Comentarios

Armando Gómez dijo…
Lindo artículo, es desde todo punto de vista imperdonable lo que le hicieron a ese niño.
Salud por Cuba.
Goathemala dijo…
Atónito he quedado con lo que le hicieron a ese crío.

Referente a la política estadounidense en Irak, tienen tal barullo que no saben qué hacer ya. Hagan lo que hagan será malo. En ese tema, bendigo a nuestro presidente que tuvo la osadía de retirar nuestras tropas.

Gracias, saludos.
QUIQUE dijo…
QUÉ HUEVOS LO DE LA CÁMARA! ME GUSTARÍA LEER ESTA NOTICIA, CUÁNDO SALIÓ? BESOS
Yecenia dijo…
al parecer eres algo asi como "COMUNISTA", odias al imperio.... jajajajaja.....

Pero bueno esta bien tu artículo
Roberto dijo…
La conclusión no me gusta... parece el típico discurso oenegero de bloque antiimperialista. Pero esa es solo mi opinión.
L. dijo…
Magnífico, excelente, me lleno de orgullo de ser tu amigo. Gracias. Me
encantó la nota, pero ya hablaremos, porque tengo que correr un poco.
Duff Man dijo…
Ojalá el embargo sea puesto a un fin, con la propuesta reciente de la ONU. Increíble cómo las decisiones de unos pocos gobernantes terminan fastidiando a tantos inocentes (George W. y Fidel son tan parecidos y ni cuenta se dan). El niño podrá ser un gran artista cuando crezca, porque ya pagó el derecho de piso... sufrir y llorar, lastimosamente.
Panoptico dijo…
Me indigné tanto con Nikon, que les envié un mail diciendo que, a mi parecer, los ejecutivos que decidieron retener el premio de Raysel, son hombres o mujeres sin hijos, con corazón de hielo y de muy pocas entendederas. Asombroso. Me encanta tu nota, porque en Guate poca o ninguna bulla se le hizo a una noticia tan indignante. Felicitaciones, hay que tener tu ñeque para decir las cosas.

Entradas populares