¿Cuál gente?

El Presidente, sus funcionarios y otras instancias del país, parecen vivir en otro lugar. Un lugar también hermoso, pero seguro, en donde las escuelas son más que los bares, en donde las mujeres no se mueren al dar a luz, en donde la infancia juega, canta y sueña.

Como me gustaría que así fuera, pero lamentablemente la realidad supera a su ilusión. Lo de las escuelas, la “educación gratuita” y caminito de la escuela…. Ya todos sabemos como es, como va. Que han hecho cosas; no puede negarse, pero no lo suficiente, no en todos lados. Ya quisiera yo que algunas escuelas, no digo aulas, de lugares remotos del país fueran del tamaño del despacho de la Ministra de Educación o del Vicepresidente. Pero la realidad es otra: niños y niñas hacinados en pequeños espacios en donde el primero, segundo y hasta más grados de primaria comparten además del espacio a la maestra.

La reducción de la mortalidad, tengo mis dudas, porque de ser ciertas las estimaciones del Gobierno, en tres años aproximadamente deberían de haber terminado los riesgos de morir así, y eso no ocurre en otros lugares en donde hay un mejor trabajo en el área de salud. Habrá que esperar, yo como Santo Tomás….

Y luego, la seguridad. Vaya tema. Que han disminuido las muertes en comparación con otros años, por favor, a quién pretenden engañar. Tan sólo en los medios escritos del país solo en el mes de enero aparecen 58 personas menores de edad muertas de forma violenta, 37 a causa de impactos de bala. Y es claro que si los medios de comunicación dan cuenta de esa cifra, la misma debe ser mayor, en muchas de las notas se señala que quedaron otras personas heridas que quien sabe si han sobrevivido. Y qué pasa con los que no llegan a aparecer en los medios…

Es más, hay casos en los que las víctimas fueron violadas, torturadas y un caso particular de dos jóvenes acribillados en la Aldea Santa Clara La Reforma San Marcos , por un comando armado clandestino. Ver estas noticias es como retroceder en el tiempo y experimentar esa angustia de poder morir en cualquier momento.

Ni que decir de las balas perdidas, niños jugando en el patio de su casa como la ronda, pero que por no agacharse perdieron la vida por un proyectil.

Y así dicen que todo ha mejorado, que primero la gente, que vamos bien y que quienes cuestionamos un trabajo a todas luces mal hecho, somos rastreros y miserables.

Me molesta que no se respete a la infancia, que no se cumplan las leyes, me molesta la hipocresía, la mentira, la falta de seriedad y de otras cosas.

Me irrita además que haya quienes secunden esta afirmaciones tan erradas, por conveniencia, por ignorancia o porque sencillamente son poco profesionales y faltos de luces.

La Hora, 5 de febrero de 2009.

Comentarios

William Romero dijo…
Sabe Dios que cada patraña que anuncian, de la que se jactan no es cierta. Sabemos también nosotros que ninguna de estas situaciones es real y que esas supuestas acciones solidarias que realizan por el país no son más que trabajo mediocre ensalzado con palabrería barata y represión para el que no piense de la misma manera.

De la misma manera, es inexplicable la reacción que invade a los políticos quienes no viven la realidad pura de la que nos toca vivir día a día. Inseguridad, es el tema junto con la desnutrición, los hospitales y las escuelas que más deberían de preocupar y en las cuales se deberían de enfocar pero es una realidad que eso está muy lejos de pasar.

¿Cuanto más será herida nuestra dignidad, nuestra integridad?... Hasta cuando.
William Romero dijo…
Por otra parte, saludos Claudia... Sabes que es un gustazo verte y en realidad me alegra saber como estas.
(Aunque sea de lejos... hehe)

Abrazos & besos!
William por tsu comentarios, igual es un gusto verte aunque en ocasiones sea sólo a través de la ventana. saludos
William Romero dijo…
Tiene algo de poético ¿no?.
El verte desde la ventana, el verte por un cristal como la luna enana... Lejana pero brillante como una flama. (Neeee... Me gusta la rima)

No la verdad es que super especial es verte y no sabes como me alegra. Lástima que hoy no pude llegar a verte por allá pero talvez mañana.
Leon dijo…
Viven en un lugar que la fantasía creara, pero que en Guatemala ellos se encargan de convertir en plena, diaria y efectiva realidad: La Cueva de Alí Babá y los 40 Ladrones. Allí los encontrarás.

Entradas populares